martes, 4 de noviembre de 2014

Llegaron con los romanos...

No llevan toda la vida en Asturias, solo unos 2000 años, pero ¿qué sería del otoño sin ellas?

Los romanos, previsores, dónde los haya, y  conocedores de los múltiples usos de las castañas, decidieron exportar a esta parte del Imperio sus útiles castaños. Madera de gran calidad, un fruto exquisito en sus diferentes recetas y origen de una harina muy apreciada para la elaboración de múltiples preparados.

Con el castaño llegaron, también, las “xoxas”, también llamadas   "corras" o "cuerries". Construcciones circulares de piedra en las que las castañas se almacenaban con su erizo para su uso posterior, a salvo del apetito jabalíes y otros animales. No dejes de visitarlas en la Senda del Oro de Navelgas, después de tu visita guiada a Cudillero (aprox 55km desde la villa marinera).

Xoxa en la Senda del Oro. Navelgas


Estatua de Octavio Augusto
la plaza de Campo Valdés.
Gijón

No hay comentarios:

Publicar un comentario